En primer lugar es cada vez más común con el paso del tiempo que vengan al despacho BJABOGADO consultas para ver si una mujer reúne los requisitos de perfil de mujer psicológicamente maltratada.

¿En qué consiste el maltrato psicológico?

Se trata de una forma de agresión en la que una persona lleva a cabo contra otra una serie de comportamientos tanto físicos como verbales que atentan contra la estabilidad emocional. Así, el Juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla, describió el concepto de violencia psíquica como aquél en el que se dan los

«actos u omisiones, así como las expresiones, que producen o tienden a producir desvalorización o sufrimiento, limitación de la libertad del otro o cualquier forma de ataque a su dignidad o integridad moral, independientemente de que con ello se produzca una lesión psíquica, sea en la misma persona o en otras que, por su relación con la víctima, indirectamente, pueden sufrir el mismo resultado».

Estas conductas se encuentran reguladas en el Código Penal en su artículo 153, donde se castigan los malos tratos en el ámbito familiar. En dicho artículo no se diferencian entre la violencia psíquica o física. De igual manera aparece regulada la violencia psíquica sobre quien sea o haya sido cónyuge en el art 173.2 del Código Penal.

Otra legislación aplicable es la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993 (Resolución 48/104 de 20 de Diciembre), que en su artículo 2 nos indica que la violencia contra la mujer abarca también la violencia psicológica.

Dicha violencia psicológica puede provenir tanto de secuelas de agresiones sexuales, como de violencia económica.

Es mucho más fácil reconocer y probar un perfil de una mujer físicamente maltratada ya que hay un parte médico de unas lesiones físicas y por lo tanto la existencia de una patología física clara. La prueba pericial psicológica que lleve al juez o tribunal a la convicción de la existencia de maltrato será la mejor vía para acreditar el delito cometido, la prueba de cargo. Así el Auto del Tribunal Constitucional nº 868 de 1986, establece que:

 «no son en sí mismos manifestaciones de una verdad incontrovertida; la prueba pericial ha de ser valorada por el juzgador, atendiendo a su convicción y a los criterios de la sana crítica». Es por ello por lo que su cuantificación a la hora de valorarlo económicamente para las indemnizaciones se convierte en una tarea tremendamente compleja.

Desde un punto de vista psicológico el tema, por desgracia se complica en los juzgados, ya que como ha manifestado el Observatorio (http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia-domestica-y-de-genero/El-Observatorio-contra-la-violencia-domestica-y-de-genero/) no existe una máquina que pueda medir el dolor de la mente o lo que sufre y la profundidad de dicho sufrimiento ante diferentes acontecimientos.

Aunque es cierto que no hay unos antecedentes claros a la hora de sufrir esta patología es bien cierto que tienen más tendencias aquellas mujeres que tengan una baja autoestima y una alta tolerancia a la violencia. Pudiéndose confundir en numerosas ocasiones el maltrato psicológico con el de dependencia emocional. Se entiende por dependencia emocional el sufrimiento por el comportamiento de la pareja que en ocasiones no sale de la normalidad, es decir no existe intención.

A pesar de lo expuesto es bien cierto que una mujer que sufre determinados comportamientos por parte de su pareja o marido este tipo de patología psicológica denominada SÍNDROME DE LA MUJER MALTRATADA.

El síndrome de la mujer maltratada

Este síndrome se caracteriza por:

  • INDEFENSIÓN APRENDIDA: Tras fracasar en su intento por contender las agresiones, y en un contexto de baja autoestima reforzado por su incapacidad por acabar con la situación, ésta termina asumiendo el maltrato como un castigo merecido debido a que su pareja la tiene hundida y sometida.
  • PÉRDIDA DEL CONTROL: La mujer piensa que la solución a la situación debe venir del exterior y por ello asume una actitud pasiva ante las agresiones y esperan orientaciones de fuera.
  • INACTIVIDAD DE LA MUJER: La mujer comienza a tender miedo y decide no buscar ayuda externa. Su aparente indiferencia le permite autoerigirse y culpabilizarse menos por las agresiones que sufre pero también limita su capacidad de oponerse a éstas.
  • IDENTIFICACIÓN CON EL AGRESOR: La víctima cree ser merecedora de las agresiones que está siendo objeto e incluso las justifica. En este momento es frecuente que existe el síndrome de Estocolmo. Por otra parte, la intermitencia de las agresiones y el paso de constante de la violencia al afecto refuerza las relaciones de dependencias por parte de la mujer maltratada, que empeoran cuando la dependencia también es económica.

Acto seguido pasamos a destacar los rasgos que el Observatorio anteriormente referenciado destaca para considerar a una mujer con el síndrome del maltrato, a saber:

  • Se cree todos los mitos de la violencia de género.
  • Tiene una baja autoestima.
  • Sentimiento de culpabilidad por ser agredida.
  • Sentimiento profundo de dolor y pánico.
  • Falta de control sobre su vida.
  • Tiene sentimientos encontrados.
  • Incapaz de revolver la situación por el miedo y pánico del maltratador.
  • Se siente responsable de la conducta del agresor.
  • Se aísla socialmente.
  • Riesgo de caer en ciertas adicciones.
  • Acepta el Mito de la superioridad masculina.

Una faceta del maltrato es el secreto en el que el mismo se convierte, ya sea por vergüenza o por cualquier otro motivo. La razón de dicho secreto es el dominio y la sumisión que le hacen pensar que su familia no la quiere y le hace sentir culpable de lo que le está haciendo en el hogar familiar, y por ende se sienten poco valoradas.

De lo anteriormente expuesto destacamos una consecuencia básica sobre este síndrome y es que el maltratador va llevando a su víctima a un progresivo aislamiento social, tanto de su familia como de su círculo social (amigos, etc).

Perfil del agresor

Para finalizar el presente blog y hacer un breve estudio y que sea completo no solamente hemos de hablar del perfil de la víctima sino también del agresor destacando las siguientes características, a saber:

  • Con el entorno son amables y encantadores haciendo ver que tienen un matrimonio o relación perfecta.
  • En este sentido la mujer ratificaba la farsa del marido o pareja por el miedo o pánico que le tenía el mismo.
  • A menudo el maltratador ha tenido antecedentes de haber sufrido malos tratos ellos mismos.
  • Son de cualquier estrato social.
  • Son más dependientes de las víctimas.
  • Tienen sentimientos contradictorios ya que por un lado parece que las adoran y por otro no pueden vivir con ellas debido a diferentes carencias que llevan acarreando desde la infancia.
  • Son muy celosos.
  • Necesidad de control.
  • Egoístas.             

Por todo lo expuesto, indicar que podemos denunciar el maltrato psicológico, mediante denuncia o interponiendo una denuncia en el Juzgado a través de un despacho profesional

Compartir artículo

Borja Pérez
Borja Pérez

Abogado profesional con gran experiencia. El compromiso de nuestro bufete de abogados es dar una respuesta ágil, de calidad y un servicio excelente.

6 comentarios

  1. YO HE SUFRIDO TODO ESO Y HABLANDO CON UNA PSICOLOGA DEL G.V. DECIDI DAR EL PASO DE SEPARARME, TENGO UN INFORME DE TXARA DE MALOS TRATOS PSICOLOGICOS SUFRIDOS DURANTE 35 AÑOS, QUIERO DENUCIAR XQ NO DEJA DEJA DE HACER DAÑO Y A MIS DOS HIJAS Y QUIERO DENUNCIAR .
    GRACIAS
    UN SALUDO

  2. Yo he pasado por todo eso y mucho más!Aún después de 15 años qué lo dejé tengo miedo cuando me lo encuentro ,la separación fue larga y dolorosa ,durante estos años habré ido mil veces al juzgado y la guardia civil y sabéis lo qué conseguí allí ? prácticamente nada,le concedieron la custodia de mi hija a él ,y en todo este tiempo apenas he podido verla,ha hecho qué mis hijos me odien ,a mi hija la cuido su hermana ,cuando la veía ya cuando ha sido mayor ha sido a escondidas!Yo estoy indignada de como me han tratado en el juzgado y en el cuartel!Me he sentido como una mala madre cuando he comentado qué yo no tenía la custodia de mi hija y la gente sin conocerme comentaba ,,por algo será !Este dolor no se lo deseo a nadie !He peleado y he ido a todos los sitios y ayudas qué he encontrado! Pero el daño ya está hecho ,mi hija ya no me llama! Ahora es independiente ,,yo la ayude a sacar su carrera ,entonces si me llamaba, porque necesitaba mi ayuda económica y yo me siento orgullosa de ella!Pero nunca viene a casa para ella su casa es la de su tía!Y no os cuento más puesto qué no acabaría pero ,no penséis qué os van ayudar ,os veréis solas ! Existe mucha hipocresía en todo esto la gente sale a manifestarse cuando matan a las mujeres pero callan cuando ven los malos tratos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si prefieres, te llamamos

Si prefieres, te llamamos