¿Es incompatible la custodia compartida con la enfermedad mental padecida por uno de los progenitores?

custodia compartida enfermedad mental

En esta semana ha venido Juan a hacer la siguiente consulta al despacho de BJ ABOGADO. ¿Es incompatible la custodia compartida con la enfermedad mental padecida por uno de los
progenitores?

En el presente caso, Juan tiene diagnosticado un trastorno bipolar y mantiene una vida
estable, y lleva bien el tratamiento y con cuidado con las medidas para evitar recaídas.

La cuestión está que ha hay jurisprudencia en este caso y por ello cito la STS 29.11.23 en el que
se le quita la Guarda y Custodia Compartida a un padre por tener una enfermedad mental
siempre amparándose en el interés superior del menor.

El padre dice que la patología anteriormente referenciada está controlada y que no ha
afectado y no afectará al menor pudiendo ejercer un cuidado responsable.

El TS recuerda que la compartida no es el sistema excepcional, sino el normal, pero en
ocasiones, en interés del menor, lo que procede es la custodia monoparental, en especial
cuando no existe un proyecto claro de cómo se va a desarrollar la custodia compartida, más
allá de un simple reparto de tiempos, u otras razones, que concurren en este caso.

Es verdad que no toda enfermedad mental o trastorno impide al progenitor asumir el cuidado
del menor y el desarrollo de las funciones parentales. Lo decisivo es la repercusión que la
enfermedad pueda tener en el menor y ello depende de factores como la gravedad y
naturaleza de la misma, la incidencia que tenga en las capacidades cognitivas, afectivas y
sociales de quien la padece; de la evolución, si se ha seguido tratamiento, resultado del mismo
y efectos que haya podido producir en la persona afectada; si hay deterioro, o si por el
contrario puede apreciase una situación de estabilidad en el tiempo; de la conciencia de
enfermedad como garantía de continuidad en el tratamiento que asegura la evolución positiva
y del entorno familiar, apoyo de personas cercanas que facilitan un buen diagnóstico y que
intervienen caso de detectar alguna anomalía, etc.

Pero el Alto Tribunal aprecia que, en este caso, constan una serie de circunstancias que se
oponen a considerar que el mejor interés del menor quede garantizado mediante una custodia
compartida. El padre padece oscilaciones en el estado de ánimo y existe cierto riesgo de
reversión, ha habido una mayor implicación de la madre en los cuidados del menor, hubo
entre las partes ciertas discrepancias en cuestiones de patria potestad que se tuvieron que
solventar en la jurisdicción voluntaria, la distancia entre los domicilios de uno y otro progenitor

es algo más amplía de lo deseable en relación a la corta edad del menor, y con el cambio de
domicilio, que ya ha llevado a cabo, ha perdido apoyos familiares.

Tener conciencia del trastorno que padece y ser responsable con el tratamiento y medidas
para evitar recaídas es solo un dato positivo que debe valorarse junto con los mencionados, y
que permite, como se ha acordado en la instancia, establecer un sistema de relaciones y visitas
con la compañía de terceras personas (pareja, padres, hermanos), sin perjuicio de que, como
dice el Ministerio Fiscal, se pueda solicitar la supresión de esta exigencia si las circunstancias y
los informes actualizados así lo hicieran aconsejable.

Para cualquier duda pueden contactar con nosotros en nuestras redes o por la centralita en al
955.442.246 o por mail: clientes@bjabogado.com

Borja Pérez

Abogado profesional con gran experiencia. El compromiso de nuestro bufete de abogados es dar una respuesta ágil, de calidad y un servicio excelente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Si prefieres, te llamamos

Si prefieres, te llamamos